Fotografía

ESMA: horror, vacío, memoria

“ESMA, ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio” es uno de los ensayos que se expuso en el Primer Encuentro Internacional de Fotografía y Derechos Humanos #DerechosEnFoco, que se realizaró entre el 17 y el 18 de marzo, con la participación de reconocidos artistas.

Fotos de Paula Lobariñas
Texto de Romina Casas

¿Es cierto que todo puede cambiar visto bajo cualquier luz,
y que no es destruido por la acción de las sombras?”
(John Cage, Silencio. 2004)

“Transitar la ESMA es una interpelación inevitable que nos recuerda todo el tiempo lo que aconteció. Cada uno de sus espacios lleva la memoria de que aquí se asesinó, se mantuvo en cautiverio, se torturó, se hizo desaparecer a miles de mujeres y hombres”, reflexiona Paula Lobariñas, una de las artistas que participará con su ensayo “ESMA” del Encuentro Internacional de Fotografía y Derechos Humanos “Derechos en Foco”, que se realizará entre el 17 y 18 de marzo.

Su trabajo –que adelanta la Haroldo- reúne una serie de fotografías de los distintos espacios de lo que fue el centro de tortura y exterminio, que realizó entre junio del 2011 y octubre del 2012, cuando aún no todos los espacios habían sido ocupados por los organismos de Derechos Humanos.

Su trabajo como guía le permitió acercarse a la historia del predio, a sus diferentes temporalidades, a la lectura de los testimonios y relatos de los sobrevivientes.

“Recorrer el predio, transitarlo, entrar en lo que eran esas viejas y sólidas construcciones devenidas en ruinas, fotografiarlas, hacer de mi recorrida un registro. El predio se transformó en una huella material que se cargó de nuevos sentidos. La memoria requiere de un lugar donde acontecer, un lugar donde el espacio y el tiempo dialoguen. Y ese diálogo tuvo lugar desde el vacío de los edificios y desde el estado en ruinas en que se encontraban”, recuerda la fotógrafa, quien debió pedirle compañía a un amigo para hacer ese trabajo porque los edificios desolados daban miedo.

“Pienso el vacío como un espacio donde nada se cierra, donde se produce una tensión entre lo que hay, lo dado y lo que puedo llegar a imaginar; entre las historias, las interpretaciones, las reflexiones y las sensaciones; lo que sé y lo que no”, reflexiona.

La mayoría de los edificios fotografiados no fueron el núcleo donde se llevó a cabo la represión: la pileta, los módulos de alojamiento, el comedor fueron algunos de los lugares donde surgieron estas imágenes, producto del trabajo de análisis de los testimonios de aquellos que sobrevivieron a la experiencia concentracionaria en ESMA.

“Relatos que se inscriben en la lógica perversa que hace convivir el centro clandestino y la escuela. Situaciones donde permanentemente se juega el poder de decisión sobre la vida y sobre la muerte, sobre el afuera y el adentro. En estos relatos también existe una zona gris que rompe esta lógica y hacen aparecer elementos casi surrealistas, del absurdo, ¨grietas¨ en un poder que se creyó total y absoluto”, explica la fotógrafa.

Cada vez que transita la ESMA, cada vez que la camina, Paula se detiene a observarla. “Siento que dice y me dice. Me indaga: ¿Cómo fue posible que convivieran el horror y la cotidianidad en un mismo espacio?”.

Su trabajo fotográfico forma parte de la historia de recuperación del predio de la ex ESMA. Imágenes que quedan impresas en la memoria colectiva y que dan cuenta de la lucha histórica de los organismos, que en este sitio tiene tres momentos claves: evitar su demolición (1998), exigir al Estado que la Armada entregue todos los edificios y crear el Espacio Memoria y Derechos Humanos (2004).

El Encuentro Internacional de Fotografía y Derechos Humanos “Derechos en Foco” se realizará en el predio de la ex-Esma, entre el 17 y 18 de marzo. A lo largo de los dos días, se desarrollarán diferentes talleres de la mano de fotógrafos como Afredo Srur, Juan Travnik, Carlos Bosch, Sebastián Szyd y Valeria Bellusci, entre otros. Además, se proyectarán cortos, habrá foros debates y se exhibirán distintas muestras.

*Publicado en Haroldo

23 Marzo, 2017

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.