El negocio que persigue el Gobierno detrás de las acciones contra el INCAA
Economía, Nacionales, Política

El negocio que persigue el Gobierno detrás de las acciones contra el INCAA

La operación mediática contra el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales dejó al descubierto el verdadero botín por el cual está luchando el gobierno de Cambiemos y sus aliados mediáticos: el Fondo de Fomento Cinematográfico.

Desde el miércoles pasado, cineastas, productores, técnicos y actores vienen alertando que detrás de la operación político-mediática contra el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) hay una intención mucho más redituable para el gobierno del presidente Mauricio Macri: la caja del Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC) que, por ley, administra el Incaa y que alcanza los 800 millones de pesos anuales.

El Fondo de Fomento Cinematográfico se conforma, entre otros aportes eventuales variables, por aportes fijos establecidos en porcentajes por tres leyes sancionadas por el Congreso de la Nación:
– La Ley de Cine 17.741 (1968);
– La Ley 24.377 que transforma al Instituto de Cine en el actual Incaa (1994);
– La Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual (2009).

Como señala la directora de cine Susana Velleggia al diario Página 12, esto muestra que “no puede adjudicarse a un gobierno de un signo político particular la política de fomento cinematográfico, ya que ella es una de las pocas, sino la única, política cultural de Estado de la Argentina”.

La autarquía del INCAA está garantizada principalmente a través de dos herramientas tributarias de autofinanciamiento: el Impuesto a los Servicios de Comunicación Audiovisual y la devolución del IVA recaudado por AFIP en la compra de cada entrada de cine.

En las últimas semanas, se prendió una luz de alerta en el sector cultural luego que se conociera que el Gobierno Nacional analiza echar mano en el impuesto a los Servicios de Comunicación Audiovisual que obliga a los cableoperadores el pago del 0,5% de sus ingresos publicitarios.

Con el fin de proceder a reformar el Sistema Tributario Argentino, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne estudia la posibilidad de eliminar el canon establecido como contraprestación por el otorgamiento de frecuencias estatales (25% del impuesto aplicado a la facturación publicitaria que recauda el ENACOM), ingresos que representan el 60% de los ingresos del INCAA y que -casualmente- tiene como principal sujeto tributario al dominante Grupo Clarín. Cabe remarcar que la quita de este impuesto no sólo desfinanciaría al INCAA sino también al Instituto Nacional del Teatro y al de la Música (INAMU).

Otros trascendidos apuntan a que el Gobierno suprimiría el porcentaje del IVA que le devuelve a INCAA obtenido de las entradas de cine y los videogramas grabados.

En “Los oscuros manejos dinerarios del Enacom –a cargo de Miguel de Godoy, bajo la órbita del Ministerio de Comunicación comandado por Oscar Aguad– están rodeados de sospechas. Abonan a esta hipótesis, no sólo profesionales y técnicos del sector, sino también multitud de hechos y decisiones evidentes imposibles de detallar en este espacio. Pero debe destacarse el extraño desfinanciamiento que, según afirman desde el Incaa, viene padeciendo el FFC porque no le llegan los recursos que el Art. 97 de la LSCA establece, o lo hacen de manera retrasada e insuficiente”, remarcó Susana Velleggia, quien además de directora de cine es presidenta de la Asociación Civil Nueva Mirada.

En sintonía opinó el realizador cinematográfico Luis Puenzo, quien apuntó directamente a la idea del Gobierno de desmantelar el INCAA: “Durante la época de la Alianza ya se quiso disolver, López Murphy lo dijo (…) Detrás de todo esto están los fondos del cine y atrás de esto están Mario Quintana y Nicolás Dujovne (…) Detrás de esta medida hay mucho dinero, muchos negocios. Esto es un plan de negocios”.

No obstante, para que el Gobierno Nacional pueda hacerse del control del dinero que por ley le corresponde al cine es necesario primero intervenir al Incaa, que es un organismo autárquico, y demonizar su gestión.

La burda operación del tandem Cambiemos-Medios impulsó el despido del titular del Incca, Alejandro Cacetta, y la renuncia del rector de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), Pablo Rovito, quien se alejó de su cargo este lunes por la tarde.

“Hay pocas maneras de entender estas señales y, seguramente, las próximas semanas y sus propias acciones. nos darán las respuestas. Por el momento entiendo que, frente a esta falta de apoyo, solo me queda presentar mi renuncia y dejar la escuela a la que ingrese como alumno en el año 1984, en la que me formó como cineasta, de la que fui instructor y que dirigí los últimos años. Dejo una escuela pujante y valiosa, pública, federal y gratuita en todas y cada una de sus actividades”, expuso el hasta ahora rector de la ENERC en su carta de renuncia.

Y agregó: “Espero, tal vez ingenua pero profundamente que se respete el trabajo realizado en la ENERC, se siga con las obras que están en curso, se profundice su institucionalización manteniendo el Concurso Público de elección del Rector y que mi renuncia ayude a que termine aquí esta caza de brujas que se ha desatado en los últimos días”.

Asamblea en Córdoba

Ante la compleja situación que atraviesa el Cine y el Sector Audiovisual Argentino en su conjunto, la Asociación de Productores Audiovisuales de Córdoba (APAC) convoca a toda la comunidad audiovisual de Córdoba a una asamblea abierta destinada a socixs y no socixs, con el objetivo de compartir información y analizar un plan de acción coordinado y organizado a nivel nacional.

Será este martes a las 18 en el Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49).

Fuente: Diario Página 12; El Disenso.

18 Abril, 2017

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.