Crónica de una ruta militarizada: en San Juan siguen resistiendo
Opinión

Crónica de una ruta militarizada: en San Juan siguen resistiendo

Por Ramón Sanz para La Tinta

A las 2 de la tarde del miércoles, en la esquina convenida de San Juan Capital, me esperaban los y las compas de la Asamblea Sanjuanina para ir a Pismanta. Esta vez se decidió que en lugar de corte se iba a hacer un bloqueo informativo, para mostrar banderas y entregar folletos. La experiencia de cortes anteriores en la zona cercana a Veladero mostraron ser infructuosos puesto que la represión y el desalojo fue inmediato, ahora la idea es permanecer en el lugar el mayor tiempo posible para hacer visible el conflicto y mostrar la cara oscura del extractivismo sanjuanino a turistas y lugareños.

La noche del martes compas de Jáchal nos avisaron que había controles de Gendarmería revisando todo, que tuviéramos cuidado. Dicho y hecho, ayer a pocos kilómetros de ruta al comenzar el Valle de Matagusanos, había un corte de Gendarmería. Nos hicieron poner al costado de la ruta, me pidieron la documentación del auto y luego pidieron ver la parte de atrás del vechículo, allí una gendarme nos pidió revisar el equipaje, bastante voluminoso por cierto, con las mochilas preparadas para acampar durante tres días. Una a una revisó nuestras pertenencias con una minuciosidad que alteraba y daba bronca. Luego se sumó otro joven gendarme que pidió que mostráramos lo que teníamos en los bolsillos y a continuación se puso a revisar, con la misma meticulosidad que su compañera todos los recovecos del auto: era evidente, tenían la necesidad de encontrar algo.

Durante los cuarenta minutos que nos detuvieron pudimos observar la gran cantidad de efectivos apostados allí: dos camionetas, dos motos y un colectivo, calculamos unos cuarenta efectivos: no faltaban manos y voluntades para revisar y amedrentar la fila de autos parados al costado de la ruta. Seguimos con un “pueden continuar, disculpe señor la molestia”.

Llegamos a un camping de Iglesia (a 160 km de la capital sanjuanina) donde nos esperaban los demás compas, a unos cinco kilómetros del cruce de Pismanta donde se pensabamos hacer la actividad, siendo casi las 17 horas.

Cuando nos acercamos vimos dos retenes. Uno de Gendarmería y otro de la Policía Provincial. Hablamos con los gendarmes, le contamos lo que pensábamos hacer, y nos dijeron que tenían orden de no permitir ninguna actividad al costado de la ruta. Fuimos a hablar con el jefe del operativo de la policía sanjuanina y para nuestra sorpresa, nos dijo que si nuestra intención era informar y entregar folletos, que nos quedáramos al costado de la ruta con nuestras banderas y cuando ellos pararan los autos, podíamos acercarnos y hacer nuestra actividad.

Nos pusimos a hacerlo, durante varias horas.  Las y los compas sanjuaninos advirtieron que en el retén policial que custodiaba nuestra entrega de folletos estaba Gustavo Enrique Fariña, ex funcionario de Gold Corp, Yamana Gold y Barrick Gold, ahora Secretario de Seguridad de San Juan. Estuvo parado mirando nuestra actividad cerca de hora y media .

Día Dos

Hoy hicimos intervenciones artísticas para darle otros sentido a la propuesta del bloqueo también. Dado que al final no se pudo hacer como pensábamos, no pudimos interrumpir el flujo de autos.

Estamos pensando además, salir a las plazas de los pueblos cercanos a repartir folletos y quizás hablar con los vecinos y vecinas casa por casa. Seguimos resistiendo y pensando en cómo seguir informando y tener más impacto. Es importante que la gente pueda saber y podamos dialogar y tener diferente mirada.

Acá seguimos en la Ruta 150 y 512 intentando que se genere conciencia en todas partes. La policía y Gendarmería aún nos acompaña, pero acá estamos dándolo todo.

*Por Ramón Sanz para La Tinta

13 Abril, 2017

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.