Campesinos del MST de Brasil fueron emboscados y baleados
Tercer mundo

Campesinos del MST de Brasil fueron emboscados y baleados

Alrededor de 300 campesinos brasileños fueron atacados en una reunión con latifundistas. Los heridos informaron que el mismo propietario estaba dirigiendo a los hombres armados.

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil denunció que los miembros del campamento Alvimar Ribeiro fueron tiroteados el domingo pasado en la sede de Hacienda Norte América, en Capitán Eneias de Minas Gerais.

Los campesinos se dirigían a una reunión, alrededor de las 7:30 am, convocada por el administrador de Hacienda, cuando fueron sorprendidos por varios hombres fuertemente armados, detalló una de las víctimas.

“El administrador de la granja insistió en una reunión. Al llegar a la puerta fuimos recibidos por tiros de unos diez hombres armados. Había niños, ancianos, mujeres embarazadas. Vimos al propietario de la finca en su lugar. Les pedimos que no disparen. Agachados para evitar recibir un disparo”, detalló Gessica Thais Gonçalves Freitas, de 24 años, quien recibió un disparo en la pierna.

Entre los heridos se encuentran Alvins Fabricio Lima, con un disparo en el vientre, de 31 años, y Vildomar Oliveira Gomes, también de 31 años, recibió un disparo en el cuello. Una niña de diez años de edad lo recibió en la cara.

Estos hechos ocurren luego de que la finca de 3000 hectáreas,
que se encontraba improductiva, perteneciente al grupo Soebras,
fuera ocupada en enero de este año por 650 familias campesinas.

Leonardo Andrade se identificó como el propietario y estaba dispuesto a vender la tierra al Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA).

Fuente: Telesur.

13 Abril, 2017

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.