Fotógrafo herido y precarizado
Tercer mundo

Fotógrafo herido y precarizado

El 5 de enero de este año un fotógrafo peruano recibió cinco impactos de perdigones, uno de ellos en el ojo. El diario Perú.21 en el que trabaja no se hace cargo.

Hace poco más de un mes, Marco “Atoq” Ramón realizaba su labor en una protesta contra el peaje de Puente Piedra, considerado arbitrario. Fue atacado por la Policía Nacional de Perú (PNP) con una ráfaga de perdigones que le impactó en el rostro. Esto comprometió la visión de su ojo izquierdo.

Según los médicos la única posibilidad de salvar su visión, era operándose en el extranjero. El fotoperiodista trabajaba para el diario Perú.21, y tanto este medio como el grupo al que pertenece, El Comercio, se rehusó a asumir los gastos de ese tratamiento en el exterior.

Numerosos colectivos de fotógrafos y organizaciones sociales del mundo, protestaron exigiendo que sus empleadores cubran la recuperación y que se pronuncien ante el ya conocido, abuso de la PNP y el uso indiscriminado de armas en la protesta social.

En Perú existe la Ley N° 30151 que permite a los efectivos policiales disparar a ciudadanos peruanos con total impunidad. Esto ha provocado numerosas víctimas de balas y perdigones, causando desde invalidez hasta muerte.

Actualmente compañeros y compañeras de trabajo, y colegas están organizados para recaudar fondos que le permitan cubrir su tratamiento, dado que sus empleadores con lógicas precarizadoras, no lo posibilitan. Y no sólo no posibilitan, sino que mienten públicamente a través de un comunicado en su medio, que la hermana de Atoq salió a responder y cerró diciendo: “No nos alcanza el tiempo ni el corazón para estas discusiones mezquinas”.

10 Febrero, 2017

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.