Libertad para Dayana
Opinión

Libertad para Dayana

Privada de su Libertad por un delito que NO cometió. Víctima del Poder Judicial machista de la Provincia de Córdoba.

En las primeras horas del 19 de mayo de este año, Dayana, una joven de tan solo veinte años de edad, fue obligada por su pareja Luis Oroná, a parir en un descampado de la localidad de Unquillo -Córdoba-, a la intemperie, con frío y sin asistencia.

Apenas nacida la beba, Oroná se la arrancó de los brazos y se la llevó, aduciendo que no era de él. Durante los días siguientes, sometió a la joven a un peregrinaje mediático para sostener una coartada, con la amenaza de que si no lo hacía no vería más a su hija.

Mientras tanto, Dayana fue internada en el hospital Rawson con una infección severa dada las condiciones inhumanas en que fue obligada a dar a luz. Luego de haber sido incomunicada, intentó irse para ver a su hijo de tres años y a su beba y fue nuevamente detenida.

Dayana no supo que su hija estaba muerta hasta que la policía encontró el cuerpo en la casa de los Oroná, después de cuatro allanamientos.

Hoy,  Dayana lleva más de 140 días privada de su libertad por un delito que no cometió, sin poder ver a su hijo.  La fiscalía la acusa de homicidio por haber “omitido” salvar a su hija. La pena máxima del homicidio calificado por el vínculo es la prisión perpetua, la misma pena que le cabe a Luis Oroná que dejo morir a su hija de hipotermia.

Dayana fue víctima durante años de violencia de género por parte de Oroná. Y ahora víctima de la justicia machista cordobesa, que la castiga por no haber tenido un accionar heroico para salvar a su hija, sin tener en cuenta las condiciones en que tuvo que parir, ni el estado puerperal en el que se encontraba, ni la situación de extrema vulnerabilidad en la que vivía aún antes del embarazo.

Dayana fue víctima durante años de violencia de género por parte de Oroná. Y ahora víctima de la justicia machista cordobesa, que la castiga por no haber tenido un accionar heroico para salvar a su hija, sin tener en cuenta las condiciones en que tuvo que parir, ni el estado puerperal en el que se encontraba, ni la situación de extrema vulnerabilidad en la que vivía aún antes del embarazo.

Como en otros casos, en el de Dayana se cruzan múltiples opresiones que son el reflejo de situaciones cotidianas que viven muchas de las mujeres de nuestros barrios.

La causa se elevó a juicio con Dayana detenida. Su defensa se opuso, fue rechazada y ahora está en trámite la apelación. La situación que atraviesa evidencia una vez más que el sistema judicial pretende disciplinar a los sectores más oprimidos, reforzando la estigmatización de los estereotipos de género, re victimizando a la víctima y convirtiéndola en victimaria. Pretendiendo condenar a una mujer por el hecho de pasar por un parto extrahospitalario, sin contención ni asistencia profesional y siendo víctima de violencia de género. Una justicia que vuelve a demostrar su negativa a querer avanzar en favor de los derechos de las mujeres inclusive después de las numerosas marchas de #NiUnaMenos.

 A Dayana se la castiga por mujer, por mujer pobre, y por no “haber hecho lo suficiente” para cumplir con el mandato patriarcal de la maternidad.  

Sabemos que el único modo de conseguir su libertad es por medio de la denuncia, de la organización y la lucha. Por eso les proponemos que hagamos de la libertad para Dayana un solo grito. Poblemos las casas, las calles y las plazas con este reclamo.

*Por Espacio Jurídico Deodoro Roca

13 Diciembre, 2016

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.