La Tercera Guerra Mundial ya comenzó, y es cibernética
Tercer mundo

La Tercera Guerra Mundial ya comenzó, y es cibernética

Alemania estrena en abril próximo un ejército de 16 mil personas para operar en el ciberspacio. El caso de México.

El supuesto hackeo al Partido Demócrata para favorecer la elección a presidente de Donald Trump que se atribuye al gobierno de Rusia, o al menos a grupos apoyador por Vladimir Putin, parece no estar en duda a medida que pasan los días. Desde los años de la Guerra Fría no se presenciaba un enfrentamiento de tales proporciones entre EE UU y la ex Unión Soviética.

La supuesta acción de Putin puede estar basada en lo que sucedió en un país que, en estas lides, podría decirse que es periférico. En 2012, el entonces candidato de México Enrique Peña Nieto contrató al hacker colombiano Andrés Sepúlveda para minar las campañas de los adversarios. El equipo de Sepúlveda, según confesó el mismo delincuente cibernético, instaló software malicioso en las sedes de Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota, a través de los que obtenía información cuando los equipos de los candidatos preparaban discursos, se enteraba de las reuniones futuras de los oponentes y los horarios de campaña antes de que sus propios equipos lo hicieran.

Contaba con un presupuesto de 600 mil dólares y entre sus tareas principales tenía la creación de cuentas falsas en redes sociales (bots), que operaban a favor de Peña Nieto poniendo temas en la agenda como el plan del candidato del PRI para poner fin a la violencia del narcotráfico. Sepúlveda logró crear cerca de 30 mil bots de Twitter, y así inició conversaciones como la de que, cuanto más creciera la candidatura de López Obrador, más se hundiría el valor del peso.

La teoría que circula por estos días supone que los gobiernos de las potencias buscan intervenir en las elecciones de terceros países para favorecer el triunfo de sus amigos. A la luz del extremo acercamiento de Trump a Moscú y de su desdén hacia China, la posibilidad no es desdeñable.

La que parece tenerlo claro es Angela Merkel, que se acaba de postular para un cuarto mandato. Alemania, un país tradicionalmente acomplejado en materia militar por el oscuro pasado del III Reich, es el primero que dispuso crear un ejército cibernético, al menos en forma pública. El año pasado la red interna del Parlamento alemán fue pirateada, produciendo una importante pérdida de información. En el gobierno alemán vieron “claros indicios” de que el ataque vino de computadoras situadas en Rusia. Más recientemente Deutsche Telekom, la mayor compañía de telecomunicaciones de la Unión Europea, fue víctima de otro ataque, dejando a 900 mil de sus usuarios en suelo germano sin internet.

GERMANY-ATTACK-MARKETA la fuerza militar que Merkel prepara se le dio el mismo estatus que a los tradicionales ejércitos de tierra, mar y aire. A principios de 2017, el ciberejército tendrá unas 13.500 personas, procedentes en su mayoría de otros servicios y fuerzas militares. También está prevista la incorporación de 2000 nuevos efectivos para la defensa del ciberespacio. En total, serán casi unos 16 mil.

Aunque no se conocen las cifras de este nuevo ejército alemán, bien vale el dato de que en la defensa del ciberespacio el Pentágono tiene presupuestados para 2017 unos 7000 billones de dólares. Ese monto es casi un 20% de todo el presupuesto de defensa de Alemania.

*Por Luis Faraoni para Tiempo Argentino

30 diciembre, 2016

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


Medios y Colectivos de Córdoba que colaboran:
Zumba La Turba Ecos Cordoba Córdoba Originaria La 5ta. Pata Ladran Sancho La Luna con Gatillo Mucho Palo Laucha Revista Medio Negro Colectivo Manifiesto El Llano en Llamas Marcha de la Gorra CoPenCE Redacción 351 Deodoro Roca Al Filo Ziga Caricaturas Jó Rivadulla Hache Agite
La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.