Fotografía

Lo mataron porque pudieron

re12A más de un año del asesinato del fotoperiodista Ruben Espinoza, sus amigos y compañeros lo recuerdan. Ante la diferencia y complicidad del Estado Mexicano, el grito de justicia no se apaga.

Porque en este país las personas son asesinadas y “no pasa nada” y también desaparecen e igual ocurre, nada. Y no se trata sólo de periodistas o foto-periodistas, es de cualquier persona.

A Rubén lo asesinaron porque pudieron y el motivo fue haber hecho su trabajo.

A Rubén no lo asesinaron por nada en especial, no sabía nada comprometedor sobre el Gobernador, Javier Duarte de Ochoa, hoy buscado por corrupto –no así por los centenares, quizá miles de personas que fueron asesinadas o han desaparecido- en todo el mundo. No, Rubén no sabía ni conocía nada más de este sujeto que no supiera el resto, no tenía información exclusiva o privilegiada que pudiera él haber podido revelar con su trabajo de fotógrafo, a Rubén lo asesinaron porque pudieron y el motivo fue haber hecho su trabajo.

rue_1411Rubén se especializó en fotografiar la inconformidad de la gente de este estado mexicano cuando el gobierno que encabezaba este sujeto, Javier Duarte, se empeñaba en negar. Eran movilizaciones de estudiantes, maestros, de familiares de víctimas de los desaparecidos: imágenes incómodas.

La más incómoda, dicen, fue ésa que publicó la revista Proceso en donde se ve el vientre abultado del susceptible entonces gobernador de Veracruz. Pero Rubén no hizo más que su trabajo, fotografiar a un fulano que ni con el uso de photoshot podía esconder su obesidad, de la forma en que hoy no puede esconderse que dejó a Veracruz sumido en un gran problema social, económico y de seguridad.

Hoy Javier Duarte se esconde de la justicia, ha huido con muchos kilos de menos, con la evidente intervención quirúrgica que igual de evidente habremos pagado lasre3 y los veracruzanos. Huye de esas imágenes que Rubén y otros fotógrafos registraron y han quedado como documentos, pruebas de su corrupción, de su forma soberbia. Huye de la muerte de Rubén como de las de miles (quizá) de veracruzanas y veracruzanos. Huye pero no escapará porque el trabajo de Rubén Espinosa como el de otros y otras periodistas, lo alcanzará donde se halle.

Huye de la muerte de Rubén como de las de miles (quizás) de veracruzanas y veracruzanos. Entre ellas yo ellos, activistas como Nadia Vera, asesinada también junto a Rubén y otras tres mujeres que al parecer, su desgracia fue estar en el mismo departamento que ellos dos y una, quien ser colombiana bastó para criminalizar después de muerta.

A Rubén Espinosa lo mataron porque pudieron, porque la justicia e impunidad de este país deja que figuras como Duarte de Ochoa ahora sean prófugas y no parece haber fecha para que lo encuentren y se le aplique la justicia.

Huye Javier Duarte de Ochoa pero no escapará porque el trabajo de Rubén Espinosa como el de otros y otras periodistas, lo alcanzará donde se halle.

A Rubén Espinosa lo mataron porque pudieron, porque la justicia e impunidad de este país deja que figuras como Duarte de Ochoa ahora sean prófugas y no parece haber fecha para que lo encuentren y se le aplique la justicia.

re4

Texto escrito por una periodista mexicana compañera de trabajo de Ruben Espinosa, de Xalapa Veracruz.

Fotos: Rubén Espinosa. Fuente: Facción

1 Noviembre, 2016

Autor

admin La Tinta. Periodismo hasta mancharse.


Medios y Colectivos de Córdoba que colaboran: Zumba La Turba Ecos Cordoba Córdoba Originaria La 5ta. Pata Ladran Sancho La Luna con Gatillo Mucho Palo Laucha Revista Medio Negro Colectivo Manifiesto El Llano en Llamas Marcha de la Gorra CoPenCE Redacción 351 Deodoro Roca Al Filo Ziga Caricaturas Jó Rivadulla Hache Agite
La Tinta

Una herramienta para recuperar la voz, visibilizar nuestras luchas, nuestras demandas y nuestras victorias; compartir las miradas sobre el mundo, la realidad y difundir las alternativas que estamos caminando.

(*) Los medios, periodistas y colectivos que colaboran no necesariamente comparten la línea editorial de todo el contenido difundido por La Tinta.